El Madrid pone fin a una racha que dañaba la vista

  • Los blancos volvieron a ganar en el Bernab茅u en Copa, rompiendo as铆 una 'maldici贸n' que duraba desde enero de 2017
Alegr铆a Melilla Alegr铆a Melilla
Real Madrid-Melilla
Defensa Central Defensa Central

El Real Madrid esta tarde cerr贸 el pase a octavos de final de la Copa del Rey tras ganarle al Melilla por 6-1 en el Santiago Bernab茅u en el partido correspondiente a la vuelta de los dieciseisavos de final de la competici贸n. El conjunto de Santiago Solari domin贸 el encuentro, repitiendo as铆 la actuaci贸n de la ida, en la que acabaron triunfando por 0-4.

Gracias al resultado de hoy, adem谩s, el conjunto blanco logr贸 romper la mala racha de resultados en el Santiago Bernab茅u en la competici贸n del K.O. Los merengues, de hecho, llevaron cuatro partidos seguidos sin vencer en el 鈥楾emplo blanco鈥 en la Copa.

El incio de la mala racha聽

La mala racha empez贸 en enero de 2017. El Real Madrid de Zidane, que聽caminaba con fuerza hacia el triplete, fue eliminado por el Celta en cuartos de final. En el partido de ida, los vigueses consiguieron ganar por 1-2 en Chamart铆n, condenando as铆 a los blancos a intentar revertir el marcador en Bala铆dos. Una remontada que nunca tuvo lugar.

La pasada temporada, el Real Madrid jug贸 tres partidos en casa en la Copa del Rey y no gan贸 ninguno ellos. En dieciseisavos de final, el Fuenlabrada empat贸 a dos en el Santiago Bernab茅u. Por suerte el conjunto blanco hab铆a ganado 0-2 en la ida y por eso consigui贸 clasificarse.

En octavos, el Numancia repiti贸 resultado en la vuelta de esa eliminatoria, aunque los blancos ten铆an controlado el pase a cuartos despu茅s de ganar por 0-3 en el partido de ida. La debacle lleg贸 en cuartos de final.

Una noche para olvidar聽

Despu茅s de ganar por 0-1 en Butarque, la relajaci贸n del conjunto de Chamart铆n invadi贸 a la plantilla que se dej贸 remontar en la vuelta encajando un 1-2 que dej贸 al madridismo realmente tocado. Por fin hoy la 鈥榤aldici贸n鈥 acab贸 y el Real Madrid puede volver a sonre铆r. El camino es el correcto, ahora hay que seguir as铆鈥